Saltar al contenido

Modus Operandi del robo de títulos universitarios en Venezuela

El título universitario que acredita a una persona como profesional es un documento único e irreemplazable que debe ser legalizado en el Registro Principal según el procedimiento que establece SAREN, según el decreto puesto en marcha a finales de 2014 sobre la simplificación de trámites, con lo cual el proceso es mas sencillo y se realiza en poco tiempo.

Robo de títulos universitarios

También te puede interesar: ¿Cuánto es la multa por no declarar el ISLR?

El sistema funciona, como en la mayoría de las instituciones, por terminal de cédula y entre los requisitos que debe consignar en el tramite se encuentra el original del título universitario, lo que hace necesaria su posesión física a la hora de acudir al SEREN, convirtiéndose así en una victima potencial del hampa organizada que se dedica a robar estos documentos para extorsionar a sus propietarios para que sean devueltos o para que al menos no sean destruidos.

Los conocidos gestores se encargaban de realizar este tramite ante el SAREN, luego de la vigencia del Decreto con Rango Valor y Fuerza para la simplificación de trámites. Estas personas sufrieron una disminución de ingreso porque lo que habían convertido en su oficio paso a ser algo ilegal, ya que, toda persona debe realizar sus trámites por si misma sin intermediarios.

Fuentes anónimas revelaron que gente relacionada con el CICPC esta involucrada con tales casos de robo y extorsión en conjunto con abogados del SAREN. estas dos instituciones quedan muy cerca una de otra.

La modalidad de robo, presuntamente, es llevada a cabo por los gestores quienes vieron mermados sus ingresos ante la aplicación de la ley a finales de 2014, debido a que cobraban sumas de dinero considerables por realizar el tramites valiéndose de sus contactos dentro del registro.

“los gestores, que antes cobraban importantes sumas de dinero por prestarle estos servicios a las personas, y sus contactos internos que comisionaban”, reseñó la fuente quien además explicó que existen dos formas de operar:

Forma 1

“Una es mediante personas que se hacen pasar por gestores y captan afuera, en la cola, sobre todo a gente que viene de lejos; les ofrecen un “combo de servicios”, dentro del SAREN, incluyendo la legalización de su título en la sede central o registro principal. Este supuesto gestor, como es alguien conocido internamente, se mueve con soltura, saluda a funcionarios y abogados casi como si fuera un trabajador más… Luego, a la hora de entrega del documento simula un atraco o simplemente dice que lo asaltaron”, amplió.

Forma 2

“Otra modalidad es a través del ‘picheo’. La persona hace su cola y sus pasos de manera regular; luego, cuando el funcionario le revisa la documentación, le hace la mayor cantidad de preguntas posibles para saber de dónde viene, de qué se graduó, cuán urgida está la persona por tener el título registrado, si es para un trámite importante posterior o para irse al exterior. Hace una especie de perfil para ver si la persona actúa confiada, si anda sola. Por ejemplo, le pregunta si vino a pie porque en la zona es difícil estacionar… Cosas por el estilo, a modo de conversación para ganarse su confianza, esto con el fin de obtener los datos o determinar si es apto para el robo, es decir, si es capaz de pagar el rescate para ser ‘marcado’. Cuando la persona va a buscar el título en los días siguientes y una vez fuera de las oficinas es cuando el documento es robado, como ya los datos fueron registrados por las personas internas, el llamado para pedir el rescate se hace el mismo día”, apuntó.

Varias personas ya han sido victimas de esta mafia, parando así todos los planes y gestiones en las que la presentación del título universitario es un requisito indispensable, viéndose afectados enormemente, bien sea por cumplir con el pago del rescate o de no tenerlo quedarse sin el valioso documento.

También te puede interesar: Títulos de diario de 1989 previo al “Caracazo” se repiten hoy en día (Fotos)