Saltar al contenido

Estados Unidos es solidario con pueblo venezolano al sancionar a funcionarios corruptos

A juicio del coordinador de Política de Sanciones del Departamento de Estado de Estados Unidos Daniel Fried, las sanciones impuestas a los funcionarios del gobierno nacional por estar vinculados con corrupción en sus diferentes formas, son un acto de solidaridad hacia el pueblo venezolano que se ha visto gravemente afectado por las violaciones a los Derechos Humanos y a la seria situación económica del país que empaña las libertades de la población. Así lo indico en una entrevista con el ministro español de Asuntos Exteriores José Manuel Garcia-Margallo y que posteriormente fue publicada por EFE.

Las sanciones estadounidenses contra Venezuela son una expresión de solidaridad de Washington con el pueblo de ese país, aseguró hoy el coordinador de Política de Sanciones del Departamento de Estado de EE UU, Daniel Fried.

Estas medidas “no van contra el pueblo, sino que son una expresión de solidaridad con los venezolanos, que están sufriendo graves presiones en lo político y en lo económico” por parte de las autoridades de Caracas, dijo el funcionario en Madrid.

Fried, que se entrevistó hoy con el ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, se refirió a las sanciones impuestas por Washington al Gobierno venezolano de Nicolás Maduro en un encuentro con periodistas.

El presidente Barack Obama ha aprobado sanciones contra el Gobierno de Maduro y algunos funcionarios venezolanos, algunos de ellos identificados, a los que considera responsables de violaciones de los derechos humanos.

Fried precisó que las sanciones no tienen un “carácter económico” y no tratan de castigar a la población, sino que están dirigidas de forma específica contra “individuos” de ese país sudamericano que están atentando gravemente contra los derechos humanos y las libertades de la población.

El funcionario de EEUU reconoció que “las sanciones no funcionan en todos los casos“, cuando se trata de presionar a un régimen o a un gobierno, y deben ser adoptadas como “una herramienta política y no como el centro de la política exterior“.

Por otra parte, Fried restó importancia a las críticas que ha levantado en algunos países latinoamericanos e instituciones multilaterales del continente la política de Washington con respecto a Venezuela.

Lo que nosotros queremos es que el pueblo venezolano tenga mayores oportunidades y más libertad“, defendió el funcionario y añadió que estas medidas “tienen otros principios, otro propósito, ya que van dirigidas directamente contra las autoridades” venezolanas.

Fried, que realiza estos días una gira por varios países europeos, mostró su satisfacción por los avances obtenidos en el conflicto de Ucrania y que ha motivado también la imposición de sanciones contra Rusia por parte de EEUU y la Unión Europea por las injerencias de Moscú en el país vecino.

Este es un caso claro en el que las sanciones, adoptadas de forma multilateral, por acuerdo de la comunidad internacional“, tienen los efectos que se persiguen y es posible que no haga falta endurecerlas, aseguró Fried, quien reiteró que no siempre es así.

Citó como ejemplo el caso de Cuba, donde el embargo impuesto por Washington durante décadas a la isla no ha logrado cumplir sus objetivos. “Fueron sanciones unilaterales y no han funcionado“, reconoció Fried, como tampoco, agregó, lo han hecho en el caso de Siria “que atraviesa una compleja situación“.

Fried evitó, no obstante, pronunciarse sobre la fecha en la que Estados Unidos podría levantar definitivamente el embargo a Cuba o sacar al país caribeño de la lista de países colaboradores con el terrorismo.