Saltar al contenido

EEUU y su lenguaje contra Venezuela, según expertos

Las relaciones diplomáticas entre Venezuela y EEUU siguen sin mejorar. Luego del restablecimiento de las relaciones con Cuba junto con el acuerdo nuclear que está en marcha con Irán, Estados Unidos podría mantener su cabeza en alto en la Cumbre de las Américas, no obstante, diversos analistas manifiestan que el lenguaje utilizado por el vecino país en cuanto a las medidas sancionatorias contra Venezuela pudo provocarle un inconveniente diplomático.

Obama

También puedes leer: Obama quiere que países caribeños dependan menos de Venezuela

La administración de Obama se equivocó totalmente en el mensaje y la comunicación. No en el hecho de imponer sanciones, sino en la forma y el lenguaje que impuso, al usar una retórica anticuada y decir que Venezuela constituye una amenaza para la seguridad nacional”, dijo el lunes Cynthia Arnson, directora del programa de Latinoamérica para el Woodrow Wilson International Center for Scholars, un centro de análisis y debate con sede en Washington.

Los expertos del Wilson Center dijeron en una conferencia telefónica con medios de comunicación que el “tropiezo diplomático” fue provocado por el tono y lenguaje que usó el gobierno del presidente Barack Obama en marzo, cuando emitió una orden ejecutiva en la que describió a Venezuela como una amenaza extraordinaria e inusual a la seguridad y política exterior estadounidense.

Arnson y otros expertos señalaron que Estados Unidos logró precisamente lo que intentó evitar durante años: que más venezolanos aumentaran sus críticas contra Estados Unidos, creciera el apoyo al gobierno venezolano y la región latinoamericana quedara en la incómoda posición de tener que escoger entre un bando o el otro.

yankee_go_home_venezuela

<

Tal vez te interese: Qué significa que EE.UU. considere a Venezuela “una amenaza para la seguridad nacional”

El decreto imponía la suspensión de visas y la congelación de bienes en territorio estadounidense de siete funcionarios militares y policiales venezolanos. La Casa Blanca responsabilizó a los funcionarios de violar los derechos humanos al reprimir las protestas callejeras que dejaron 43 muertes en 2014.

El presidente venezolano Nicolás Maduro planea entregar en la Cumbre de las Américas, que se celebrará en la Ciudad de Panamá el 10 y 11 de abril, un aluvión de firmas opuestas al decreto de la Casa Blanca.

La declaración de Venezuela como una amenaza es una designación oficial que forma parte del proceso para imponer sanciones.

Portavoces de la embajada venezolana en Washington no respondieron de forma inmediata a llamadas de Associated Press. La Casa Blanca tampoco lo hizo, aunque el mes pasado el embajador interino de Estados Unidos ante la Organización de los Estados Americanos, Michael J. Fitzpatrick, dijo en Washington que se ha malinterpretado la redacción del decreto para asegurar que Estados Unidos busca invadir Venezuela.

Numerosos países solicitaron a Estados Unidos la derogación del decreto, tal como ya lo pidió el bloque regional Unasur.

Arnson dijo el lunes que la atención de la región está ahora en las sanciones estadounidenses contra Venezuela en vez de la “terrible deterioración del país” y que Estados Unidos subestimó la reacción del país latinoamericano al decreto.

Sobre la participación de Cuba en la cumbre por primera vez, la experta dijo que no descarta que Estados Unidos aproveche la reunión presidencial para anunciar que elimina a la isla de su lista de países que promueven el terrorismo.

Fuente: El Estimulo