Saltar al contenido

5 puntos importantes sobre la masacre en Kenia

Tras la horrible masacre ocurrida en la Universidad de Garissa ubicada en Kenia, en la cual murieron 142 estudiantes, 3 soldados y 3 policías, confirmados además de un numero alto de estudiantes que se encuentran actualmente desaparecidos, realizada por parte del grupo islamista somalí Al Shabab resulta muy perturbador, a continuación 5 datos importantes que debes conocer acerca de este horrible incidente.

Soldados kenianos

1. ¿Qué fue lo que ocurrió en Kenia? El pasado 2 de abril, fueron asesinadas 147 personas y 79 terminaron heridas a causa de un ataque del grupo islamista somalí Al Shabab a la universidad de Garissa, en Kenia. Testigos informaron que los cinco atacantes empezaron el ataque cerca de las cinco de la mañana, al asesinar a los dos guardias de la entrada y disparar indiscriminadamente.

También te puede interesar: Si los ataques de París y Túnez indignan al mundo, ¿por qué el de Kenia no?

El diario argentino La Nación suma un total de 148 fallecidos, que separa en 142 estudiantes, tres policías y tres militares. Testimoniantes aseguran que los asesinos discriminaron entre musulmanes y cristianos, enfocándose en los últimos: “Si eras cristiano, te disparaban en el momento”, dijo Collins Wetangula, vicepresidente de la Unión de Estudiantes, a Associated Press en una declaración recogida por The Guardian, donde también se destaca que en otros ataques, como el de un autobús en noviembre de 2014, el grupo también asesinó a los no-musulmanes.

El grupo radical asumió el ataque e informó que se produjo como respuesta al ingreso de tropas kenianas a Somalia en 2011. Este ataque, hasta ahora el más mortífero del grupo pues supera al que tuvo lugar en 2013, cuando atacaron el centro comercial Westgate en Nairobi, con saldo de 67 muertos.

El diario español El País reporta que el ataque duró 16 horas y significó el secuestro de 400 de los 800 alumnos del instituto. “Las tropas kenianas asaltaron el campus a última hora. Los cinturones de explosivos de los terroristas estallaron —se desconoce si por los impactos de bala o si los activaron—”, según afirmó el medio madrileño.

2. ¿Cómo reaccionaron las autoridades de Kenia? El presidente keniano Uhuru Kenyatta dio un discurso en la misma tarde del ataque, mientras aún la situación de rehenes seguía en desarrollo. Kenyatta extendió sus condolencias a la familia, pidió a los kenianos calma y solicitó colaboración en proveer a las autoridades información que colabore con las investigaciones. El sábado 4 de abril también declaró que “vamos a responder con dureza” y que la masacre en la Universidad de Garissa “fue un ataque a la humanidad y Al Shabab no va a crear un califato en Kenia”. Declaró duelo nacional por tres días e impuso un toque de queda en el nororiente del país.

El 5 de abril el gobierno keniano lanzó un ataque aéreo a posiciones del grupo islamista en Somalia. BBC en español informó que los objetivos fueron dos campamentos en la región de Gedo, utilizados por el grupo extremista para cruzar la frontera con Kenia. Un vocero militar keniano también informó al servicio británico que los dos objetivos fueron destruidos y que “los bombardeos son parte de un proceso continuado contra Al Shabab que continuará”.

Hasta el momento no se conoce una lista oficial de los caídos y continúan las labores de identificación. El Centro de Manejo de Desastres Nacionales de Kenia, ha instalado un centro de crisis en el Estadio Nacional Nyayo para ayudar a los familiares a ubicar sobrevivientes y brindar asesoría. También habilitaron una línea telefónica para aquellos que no podían ir al lugar.

Sin-título

El servicio de radiodifusión alemán DW informó que uno de los atacantes era hijo de un funcionario keniano. Se trata de Abdirahim Abdullahi, estudiante universitario de etnia somalí y nacionalidad keniana. El portavoz del ministro Mwenda Njoka declaró a Reuters que “El padre ha informado a los agentes de seguridad que su hijo había desaparecido de casa (…) y estaba ayudando a la policía a encontrarlo en el momento en que tuvo lugar el ataque a la Universidad”. El servicio alemán agrega que un funcionario de Garissa dijo que el gobierno sabía que el joven universitario se había unido a Al Shabab tras graduarse en 2013. “Era un estudiante muy brillante. Pero luego se pasó a esas ideas locas”.

3. ¿Quiénes son los extremistas de Al Shabab? A pesar de que son conocidos comúnmente como Al Shabab (que se podría traducri como “los jóvenes”), el nombre real de este grupo extremistas es Harakat al-Shabbab al-Mujahidin, según reporta el Centro Nacional de Contraterrorismo de Estados Unidos.

Se trata de un grupo vinculado con Al Qaeda desde febrero de 2015. Surgió como la rama militante de la Concejo Islámico de los Tribunales de Somalia de 2006, donde defendían la aplicación de la Sharia, o Ley islámica. Se opusieron al Gobierno Federal de Transición de Somalia, logrando ocupar la mayor parte del sur de ese país en 2006. Así, Al Shabab surge a raíz de la derrota de los tribunales en 2007 por fuerzas etíopes y somalíes. Continuó operando al sur y en el centro de Somalia. Sus objetivos fueron principalmente el gobierno de su país y miembros de la Misión de la Unión Africana en Somalia, una coalisión de paz permanente creada por la Unión Africana y el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Este grupo ha sido responsable de lapidaciones y diversos atentados. Entre ellos destacan los ataques bomba en locales ugandeses durante la transmisión de juegos de fútbol de la Copa del Mundo Sudáfrica 2010, el ataque al centro comercial Westgate en Nairobi en 2013, el ataque a una base de Naciones Unidas en 2013 y un atentado con bomba en las puertas del palacio presidencial de Somalia en 2014. Para leer más de este grupo, puede ver el perfil realizado por el Council on Foreign Relations.

4. ¿Quién puede ser la mente maestra detrás de estos sucesos? La policía keniana ofrece una recompensa de 220 mil dólares por Mohamed Mohamud (otros medios lo llaman Mohammed Kuno), quien se cree es el autor intelectual del ataque y un comandante regional del grupo. Tiene diversos alias como Dulyadin (“el ambidiestro”) o Gamadhere. Fue un profesor en una madraza, una escuela coránica. Es keniano-somalí. Cruzó la frontera en 2007 para unirse al Consejo Islámico de los Tribunales de Somalia. Cuando fueron derrotados, se unió al grupo Hizbul Islam, que luego se uniría a Al Shabab.

Reporteros de la BBC en Somalia afirman que es conocido en ese país por perternecer a la “línea dura” de la organización y dirigir los operativos en Juba. Mientras que en The Independent afirman que es un viejo conocido de las autoridades, por haber dirigido otros ataques de Al Shabab en Kenia: “El mes pasado fue nombrado como la persona que había enviado 12 terroristas para planear un ataque contra el Parlamento de Kenia, en Nairobi”.

Ya desde finales de 2014 la policía había hecho circular imágenes de Mohamud ofreciendo recompensa por cualquier información que llevara a su captura, tras creerlo autor intelectual del ataque a un autobús en la frontera somalí. “Comanda la milicia a lo largo de la frontera y es responsable de la inscursiones en el país”, dijo la policía, según el medio.

5.¿Qué fue lo que dijo el Papa Francisco? l 5 de abril, durante la ceremonia del Domingo de Resurrección, el Papa Francisco recordó a los estudiantes kenianos y rezó por el fin a la persecución a los cristianos:

“Pedimos a Jesús victorioso que alivie el sufrimiento de tantos hermanos nuestros perseguidos a causa de su nombre, así como de todos los que padecen injustamente las consecuencias de los conflictos y las violencias que se están produciendo.

Durante el mensaje Urbi et Orbi, el Papa solicitó que

“Todas las personas de buena voluntad eleven una oración incesante por aquellos que perdieron su vida y pienso muy especialmente en los jóvenes asesinados el pasado jueves en la Universidad de Garissa, en Kenia, los que han sido secuestrados, los que han tenido que abandonar sus hogares y sus seres queridos”

También se refirió a que las iglesias en Kenia recurrieron a guardias armados para protegerse durante los ritos del Domingo de Resurrección. El País, amplía que en Mombasa personas alquilaron agentes privados y solicitaron refuerzos a la policía, mientras que en Nairobi se requisaba a los feligreses antes de entrar a la Basílica de la Sagrada Familia y que en Garissa seis militares protegían la principal iglesia cristiana de la localidad.

Información cortesía de Prodavinci.