Saltar al contenido

Confirmado: Copiloto estrelló voluntariamente avión en los Alpes Franceses

El accidente del vuelo de Germanwings toma un tono misterioso al revelarse los datos contenidos en la caja negra del avión. Según la policía francesa, Andreas Lubitz de 28 años, copiloto de la aeronave se quedó solo en la cabina al momento del impacto, además, los investigadores del caso aseguraron que Lubitz, «respiro con normalidad» durante el descenso en picada del avión.

Andreas Lubitz, copiloto del avión siniestrado

Análisis: ¿Es más peligroso volar en una compañía “low cost”?

Pese a que los organismos de seguridad e investigación de varios países que están trabajando en el caso no han clasificado el accidente como un acto terrorista, no se ha descartado la posibilidad de que se trate de un atentado de lesa humanidad. Recordemos que el avión había recibido una revisión de mantenimiento rutinaria el día anterior y el informe evidencia que se encontraba en perfecto estado, dando a entender que el accidente fue provocado por una acción humana y no por un desperfecto mecánico de la aeronave.

Vea nuestra galería de imágenes del fatal accidente aquí.

Los primeros 20 minutos de la grabación muestran como el piloto y el copiloto tienen una conversación «normal y cortes» pero luego, al momento de la redacción del informe de vuelo, las respuestas de Lubitz eran lacónicas (breves, concisas, exactas).

Posteriormente, el comandante pide al copiloto tomar el mando presumiblemente para ir a hacer sus necesidades y se escucha el movimiento de una de las butacas y una puerta que se cierra.

Lubitz se queda entonces solo en la cabina, pone el avión en modo manual y «manipula los mandos del avión para acelerar el descenso«, según los investigadores.

A la vuelta del baño, el piloto llama al interfono para entrar en la cabina. Las puertas de los aviones comerciales permanecen siempre cerradas y bloqueadas durante el vuelo. Cuando uno de los pilotos sale para ir al baño, debe llamar a un interfono. El que está dentro puede ver a través de una mirilla o de una cámara quién está llamando antes de abrir la puerta. En este caso, el copiloto no le abre la puerta a su compañero.

El piloto, entonces, empieza a golpear la puerta desde fuera, pero su compañero sigue sin abrir y tampoco le responde. Minutos después el sonido del impacto fulmina la grabación. Según los expertos, los pasajeros del avión no se percataron de la situación sino hasta el final.

El Gobierno de los Estados Unidos mando especialistas del FBI para realizar una investigación más a fondo para determinar que se trató de un accidente y no de un atentado terrorista.

Entradas relacionadas