Saltar al contenido

¿De Quién es la Culpa de la Escasez?

Recientemente apareció ante mi un título un poco escandaloso para mis gustos, aunque claro, títulos escandalosos son los que reinan hoy en día en el acontecer político, social y económico de Venezuela. Correo del Orinoco publicaba: “Esta imagen le ayudará a entender mejor la guerra económica que sufre Venezuela” la imagen en cuestión (que mas adelante sera mostrada) nos muestra un hecho que solamente lo entienden así personeros de gobierno, extranjeros y personas realmente sin necesidad. El Cuento de la Guerra Económica no deja de ser una parafernalia situación que sólo busca generar matrices de opinión que ataquen a la verdad, pero no a las verdades políticas que los integrantes de la oposición cada día denuncian, más bien a la verdad de las personas que ya parecen estar acostumbradas a formarse en fila frente a un supermercado. Así pues, se podría dilucidar el origen de la escasez en Venezuela.

Desabasteecimiento

Correo del Orinoco dedica un espacio de su programación para darle cabida a una noticia de TeleSur en la que nos muestran una infografía que nos asegura que la culpa de la escasez de los productos básicos y de primera necesidad en Venezuela es de los productores de materia secundaria o refinada, es decir, como no hay leche y si hay yogur, la culpa es de quien consigue la materia prima para fabricar su producto y venderlo al precio que puede. A continuación, la infografía:

Como podrán ver en la imagen, la idea a la que recurren para justificar “La Guerra Económica” nuestros amigos extranjeros de TeleSur parece consistir en un enorme complot entre los panaderos, peluqueros, charcuteros, dueños de restaurantes, hoteles y hasta de las mujeres que pintan sus uñas.

Permítanme atacar ese argumento con un poco de realidad:

El control de precios en Venezuela como consecuencia de fuga de capitales tan exacerbada y la especulación que genera la falta de productos en los anaqueles normales ha generado un escenario de caos en sitios que antes eran de compra y tranquilidad, los supermercados. Ofrecerle al pueblo la posibilidad de tener los productos como si fueran un regalo cuando en realidad es un derecho de la población y un deber del estado garantizar nos ha convertido en mendigos de comida.

La falta de apoyo a la empresa privada mientras se le ataca y se les acusa hasta de terroristas y son expropiadas y quebradas por el mismo gobierno, la indiscriminada tasa de importaciones de productos que somos capaces de producir nosotros mismos desde hace casi ya una década tienen al país en una bancarrota comercial, obviamente los nuevos inversionistas también abandonan el juego en la tierra de las oportunidades, y ni hablar de los que han perdido el juego. El rostro financiero de Venezuela esta demasiado desgastado y las medidas económicas fracturan más la posibilidad del venezolano de considerar a este país como sustentable, ahora somos un país exportador de personas que salen huyendo en búsqueda de una vida normal, en vez de una vida mejor como antes se hacía.

¿Entonces? la culpa es consumidor que busca desesperado, enfermo, lo que debería de haber, no digamos que en enormes cantidades pero sí suficiente, o del estado que no garantiza la libertad del consumidor de obtener lo que quiere y necesita.

Venezuela está asfixiada, pareciera que un estallido social fuera la salida, pero en realidad lo que necesitamos es un estallido de conciencia para recordar que la historia nos enseñó que eramos un pais de oportunidad, en el que las personas llegaban en búsqueda del mejor futuro que podían tener.

Lean aquí la noticia de Correo del Orinoco y saquen sus propias conclusiones.