Saltar al contenido

Aporrea: Maduro se Queda Sin Pueblo

En una reciente publicación hecha en el portal web oficialista, Aporrea, en el cual se aborda desde un punto de vista totalmente diferente el discurso realizado por el presidente de la República Nicolás Maduro, catalogándolo como un discurso pobre y desesperado, esto refiriéndose a temas como el aumento de sueldo en un 15% y el mayor numero de pensionados y becados; siendo una medida para poder buscar votos que desde hace ya un tiempo han venido perdiendo paulatinamente. Además de hablar de los otros anuncios que en vez de aclarar o dar soluciones, han dejado al pueblo con mayor intriga.

image-resize

Aumentar el salario mínimo en un 15%, así como el número de becarios o pensionados es el símbolo de un discurso presidencial desesperado por intentar preservar unos votos que hace tiempo están perdidos. Mantener un dólar en Bs. 6,30, supuestamente para alimentos y bebidas, mientras el dólar paralelo fija los precios en nuestra economía, sólo tiene el fin demagógico para mentir al mundo, diciendo que tenemos el salario “más alto” de América Latina, aunque ese dólar si algo está comprobado, es que funciona muy bien para la corrupción y la fuga de capitales.

También te puede interesar: Memoria y Cuenta 2014 de Nicolás Maduro (Vídeo Completo)

Ahora bien, uno de los anuncios de Maduro que resultó un amague infructuoso fue el aumento de la gasolina ¿Lo tenía pensado? ¿Tenía lista la tabla de ajuste de los combustibles? ¿La desechó a última hora después del escuálido recibimiento en Venezuela, al finalizar su “exitosa gira” que terminó con una disminución del 10% en los precios de petróleo? Es posible que esté especulando, pero algo si está seguro: una medida de aumento en los valores de gasolina y diesel necesita del apoyo del pueblo. No la toma porque no tiene ese apoyo ¿pensaría Maduro tal decisión, si como dice Shemel, dueño de una encuestadora que trabaja para el gobierno, el presidente es el único “líder” para sacar a Venezuela de la crisis? Si la mayoría de los venezolanos coincide que la gasolina en nuestro país es “regalada”, ¿por qué sigue dando largas a una decisión impostergable? ¿O será que Maduro sabe que el pueblo no lo acompañaría como presidente en una decisión de este tipo, conociendo su ineptitud e ineficacia en el manejo de las finanzas públicas y su menguada popularidad, lo cual incluso, pudiera derrocarlo?

Si asumo por analogía las palabras de la carta de Giordani, donde expresa que estamos en presencia de un presidente que no transmite liderazgo, pues Maduro quien exhortó a ser “crucificado” si aumentaba la gasolina o habló de “auto suicidio” ante los errores que deben ser revisados, su patético discurso ante la Asamblea Nacional (exceptuando el minuto de silencio por Robert Serra) reveló que jamás se desenvolvió como un Jefe de Estado. Un presidente no dice palabras más, palabras menos: “tenemos la gasolina más barata de mundo, pero no estamos apurados por aumentarla”. Entonces, ¿para qué lo recuerda presidente? ¿Hasta cuándo va a seguir nombrando comités para que “estudien” decisiones que sólo son de sus absolutas facultades? Lo contradictorio, es que usted intentó con ese anuncio, jugar semánticamente, diciendo que los recursos del aumento serían destinados para las “misiones y grandes misiones”. Me disculpa presidente, pero si el aumento de la gasolina beneficia al pueblo, pues usted, simplemente duda de sus propias “capacidades” ¿O será que piensa que se ha quedado sin pueblo y ante semejante decisión podría salirle el tiro por la culata?

Nada nuevo dijo Maduro en su alocución ante la Asamblea Nacional y el país. Y mientras el presidente “disertaba”, el verdadero pueblo en cualquier punto del país seguía haciendo colas para comprar alimentos o productos de higiene personal, aunado con la escalada indetenible de sus precios. Tenemos un parque automotor que no cuenta ni siquiera con cauchos ni baterías. Y de manera casi insólita, usted habló del renacimiento de la economía sin explicar con argumentos serios, cómo sería tal “recuperación”, cuando hace unos días, en su penúltimo discurso reconoció que estamos en recesión.

A propósito de ser ciego, creo que si algo se profundiza, es la ceguera social del presidente y su equipo de gobierno. Maduro se queda sin pueblo. Quien tenga ojos que vea.

Información cortesía de Aporrea.org