Saltar al contenido

Análisis del Aumento del Dólar Paralelo Después de los Anuncios de Maduro

Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, no dejó bien en claro los anuncios realizados sobre materia económica dados este miércoles en el mensaje de memoria y cuenta anual, generando así la misma incertidumbre antes de hacerlos. Las medidas económicas no fueron esclarecidas al momento de darlas a los venezolanos y dejo en dudas en lo que consiste el nuevo sistema cambiarlo. Una interpretación del discurso de Maduro establece la legalización del dólar paralelo y por lo tanto, según un análisis, el aumento inminente del mismo. Reporta 6to Poder.

Análisis del aumento del dólar paralelo

También te puede interesar: Aporrea: Maduro se Queda Sin Pueblo

Expertos opinan que no existe una formula exacta para poder “predecir” el crecimiento del dólar negro, y difieren en cuanto a la factibilidad de aplicar un control de cambio unificado

¿Dólar a 300? Esta es la pregunta que se hacen muchos venezolanos ante la posible medida de una unificación cambiaria, la cual llevaría a la desaparición de la tasa Sicad I. Aunque para muchos economistas las situaciones no están dadas por ser un “año electoral”, otros se arriesgan a decir que el crecimiento del paralelo no tiene freno.

Ante la posibilidad de una unificación cambiara, los economistas develan la necesidad de una liberación de los controles, pues la oferta y la demanda sería la única “vacuna” contra la enfermedad de los precios exuberantes del mal llamado “dólar negro”.

Para el economista Jesús Casique, esta es la única alternativa que le queda al gobierno, pues en su opinión, cualquier sistema que implique más de un tipo de cambio ya es un fracaso.

“Si fusiona Cencoex con Sicad I, en un tipo de cambio, y deja el Sicad II, que pasaría a ser Sicad I, ya tiene dos tipos de cambio, y ese ya es un fracaso rotundo”, dijo a El Comercio. “No puede una economía funcionar con dos tipos de cambios, tiene que haber una flexibilización cambiaria. Obligatoriamente. No puede tener dos tipos de cambio congelados, ni un tipo de cambio congelado sin una revisión trimestral, pues a la vuelta de la esquina vamos a tener un tipo de cambio sobrevaluado y un mercado negro disparado”.

Pero para el analista Maxim Ross, eso podría ser un remedio peor que el propio mal, a la vez que recuerda que no es la primera vez que se habla de unificación cambiaria. “El año pasado, la voz oficial del Gobierno, que era Rafael Ramírez, anunció que iban en esa política, pero el año pasado se puede demostrar claramente que esa política fracasó, que no lo lograron hacer, y tenían la oportunidad de hacerlo en un año que no era electoral”, explicó. “Pero este año que es electoral, con elecciones de la Asamblea, y con la crisis económica que se ha acelerado y la crisis política que el Gobierno tiene, yo tengo serias dudas que el Gobierno pueda producir una unificación cambiaria. Y la razón es muy sencilla. Para tú poner un solo tipo de control de cambio, tú tienes que eliminar el control de cambio. Y para eliminar el control de cambio, tienes que decretar libertad cambiaria. Quiere decir que yo mañana puedo ir al banco equis y comprar mis dólares a 53 bolívares.

También te puede interesar: Venezuela en Espera de Detalles del Sistema Cambiario

“La pregunta que debe hacerse a los venezolanos es, ¿qué pasará entonces?”, continúa. “La respuesta es, si ponen el dólar a 53 bolívares con libertad cambiaria eliminando el control de cambio, todo el mundo va a correr al banco. A los tres días se acabarán los dólares. Entonces, es una idea ingenua que anda circulando por ahí”.

“Tener varios tipos de cambio siempre es una fuente de distorsión, generando un problema para la administración de divisas”, concuerda José Grasso Vecchio, también economista. “Lo ideal sería poder lograr un paso para en un momento determinado tener esta llamada unificación cambiaria. Lograrlo, evidentemente, no es tampoco un tema sencillo. Esto debería hacerse de manera gradual. Siempre que tú has tenido controles de cambio y además, varios tipos de sistemas cambiarios, se te hará difícil su administración”.

¿Es posible que ante la unificación cambiaria, en efecto se dispare el mercado paralelo a 300 bolívares por dólar, o incluso más? Casique considera imposible responder la pregunta, pero asegura que todo dependería de la voluntad del Gobierno.

“Si usted le da libertad económica al exportador venezolano para que venda dólares a 170, 180, en la medida que va incrementando la oferta, va bajando el tipo de cambio paralelo, hasta ir llegando al tipo de cambio oficial”, insiste. “Pero si usted no está en esa medida donde autorice al sector privado a vender dólares sin ningún problema, sin ningún inconveniente, bueno obviamente con la escasez de divisas que hay en Venezuela, van a recurrir al paralelo, y el paralelo va a seguir en los niveles actuales. Pero eso es impredecible, decir a cuánto va a llegar sería un riesgo”.

El Gobierno, aun así, está consciente de la necesidad de cambios. En una entrevista radial en diciembre, el vicepresidente del Parlamento Latinoamericano, diputado Roy Daza, considera que “debemos tomar algunas medidas de política económica que son importantes. La primera, ir a una unificación cambiaria; es imposible que tengamos tres tipos de cambios”. Consideró que con ciertos cambios –“por lo menos cobrar los costos de producción de la gasolina”— ya mejoraría todo el sistema.

Pero para Ross, el Gobierno sólo puede hacer un único cambio para solventar la crisis económica, y considera que aun así no la hará.

“[Al Gobierno] no le queda nada, está completamente entrampado, porque el problema principal es este: El país compra en el exterior, paga deuda en el exterior, etc., todos los gastos que tiene afuera en dólares, no menos de 100 o 150.000 millones de dólares. Si sumas las importaciones, las deudas del año pasado y el año antepasado, la deuda externa y etc., todo esa cantidad de dinero que se requiere para pagar cosas afuera no tiene respaldo en la cantidad de dinero que el país está recibiendo. Este año las exportaciones petroleras con el precio del barril a 42 dólares, o a donde está, se caen en 35.000 millones de dólares. Si las exportaciones caen así y ya el Gobierno tiene una deuda con importadores, medicamentos, líneas aéreas y pare de contar, para resolver el problema tiene que conseguir un préstamo, y tiene que ser un préstamo de balanza de pago al Fondo Monetario Internacional. Tú no ganas nada con pedírselo a los chinos. Si tú le pides a los chinos 22.000 millones de dólares y te dicen ‘cómo no, pero cómprame aquí’, empiezan a llegar los dólares y empiezan a llegar automóviles, motocicletas y todas las cosas que son chinas. Te repito la idea: como no pueden hacer eso por ideología, al Gobierno no le queda otro camino más que seguir haciendo lo que está haciendo”.

También te puede interesar: De Acuerdo a Nicolas: En Venezuela se Planea un Golpe