Cientos de hogares afectados por la crecida del Lago de Valencia

Publicado el 12 septiembre, 2017
Publicidad:

La gente está asustada y cada vez que llueve, aumenta la preocupación de cientos de familias aragüeñas establecidas en las riberas del Lago de Valencia. También ha aumentado peligrosamente el nivel del cuerpo de agua, al punto en que algunas comunidades ya están inundadas. Mezclado con aguas residuales por el colapso de los drenajes y las persistentes lluvias, el lago ya alcanzó hasta un metro en las viviendas en el sector Aguacatal II en el municipio Girardot, principalmente las ubicadas en la Calle Paraíso, mientras que en la calle Los Jardines, el nivel de las aguas ha llegado a unos 60 centímetros.

Cientos de hogares afectados por la crecida del Lago de Valencia

También te puede interesar: El secuestro y el huracán – Gustavo Tovar Arroyo

Similar panorama viven los habitantes de Paraparal, en el municipio Linares Alcántara, donde desde hace dos días, los residentes han tenido que abandonar sus viviendas y trasladarse con sus pocos enseres a casas de familiares o a un salón de clases de un preescolar de la zona, intentando salvar lo poco que las aguas no han inundado y, sobre todo, sus vidas.

Y aunque el ministro para las Relaciones Interiores Justicia y Paz, Néstor Reverol informó que comenzarán a evacuar a las familias que se encuentran en las cercanías del Lago de Valencia, ubicado entre los estados Carabobo y Aragua aun no han empezado las labores.

Quien no tuvo suerte fue Dino Joaquín Tovar Mujica, de 36 años, quien este miércoles 6 de septiembre intentaba ayudar a sus vecinos a mudar enseres en una carreta improvisada que era arrastrada por su caballo. Pasó muy cerca de un poste sumergido entre las aguas que generó una descarga eléctrica y lo electrocutó junto con su caballo. Ambos murieron entre las aguas putrefactas que circulan por la calle El Mamón, también de Paraparal.

Las familias temen una catástrofe si continúan las lluvias, pero igual tienen miedo de abandonar sus casas y que se las invadan o saqueen. Mientras tanto, tienen mas de dos semanas sin servicio de agua potable, sin gas doméstico y las pocas unidades de transporte público que se atreven a circular por la zona ya resultan insuficientes para cubrir la demanda.

Mientras tanto, el Gobierno destinó 5 millones de dólares para ayudar a los damnificados de Texas, en Houston, luego del paso devastador del huracán Harvey y recién envió 10 toneladas de enseres, entre ellos, agua mineral, medicamentos y material descartable para Antigua y Barbuda, isla que fue afectada gravemente por el paso del huracán Irma.

También te puede interesar: Irma baja a categoría 2 en su paso por Florida