Cavaliers con “sangre y sudor” se llevan el segundo de la final

Publicado el 8 junio, 2015
Publicidad:

Cleveland Cavaliers igualó la serie 1-1 en la final de la NBA al derrotar por 95-93 a Golden State Warriors en un partido que se definió de nuevo en la prórroga.

También te puede interesar: Marinos hierve en la caldera a Guaros de Lara en el primero de la final

LeBron James, con 39 puntos, lideró a los Cavs, que sin los lesionados Kevin Love ni Kyrie Irving planteó un partido muy físico y con una gran defensa sobre Stephen Curry, la estrella de los Warriors anotó 19 puntos con apenas cinco aciertos de 23 lanzamientos.

Precisamente un lanzamiento errado por Curry y una pérdida de pelota en los últimos segundos del tiempo extra ilumino el triunfo para unos Cavs que impusieron un ritmo lento con James como director de juego por la baja de Irving.

“Lo he dado todo por mis compañeros y ellos me lo han devuelto. Es un triunfo de todo el equipo. Es un triunfo muy emotivo por todo lo que hemos pasado”, dijo James al recordar las lesiones que ha sufrido el equipo de Cleveland.

“Tenemos a muchos chicos fuera, todos nos han descartado y hoy hemos dado un pequeño paso en nuestro proceso de ser grandes”, agregó el astro, que aportó además 16 rebotes y 11 asistencias para firmar el triple doble.

Momentos únicos

Es la primera vez en la historia que los dos primeros partidos de la final se deciden en la prórroga. A poco más de tres minutos del tiempo reglamentario los Cavs tenían una ventaja de 11 puntos, pero los Warriors remontaron con un parcial de 15-4.

Como en el primer partido, James y Tristan Thompson tuvieron la oportunidad para los Cavs de evitar el tiempo extra, pero erraron en la última jugada del partido, que acabó igualado 87-87.

Esta vez, sin embargo, los Cavaliers no colapsaron en la prórroga. A falta de 29,5 segundos, los Warriors se adelantaron 93-92, su primera ventaja desde la primera parte, pero dos tiros libres de Matthew Dellavedova pusieron de nuevo por delante a Cleveland.

Los Warriors tenían 10,1 segundos para ganar el partido, pero Curry, bien defendido por Dellavedova durante todo el encuentro, erró su lanzamiento. James alargó la ventaja a dos puntos y con 4,4 segundos, el último intento de Golden State murió cuando Curry perdió la pelota.

“Cuando defendemos como hicimos esta noche tenemos una oportunidad de ganar a cualquier equipo del mundo”, agregó James.

La final, que se disputa al mejor de siete partidos, se traslada ahora a Cleveland, sede de los dos próximos encuentros, el martes y el jueves. Los Cavs nunca han ganado el título del baloncesto norteamericano, mientras que los Warriors no lo logran desde 1975.